No hay educación. Cada vez que nuestra sociedad se rompe en uno de sus valores como democracia y comunidad, miramos a las escuelas. ¿Violencia con las mujeres? ¿Racismo? ¿Bullying? ¿Homofobia? Hay que enseñar en las escuelas a respetar y comportarse en sociedad. Pero, ¿qué está pasando en las escuelas? Y las familias, ¿no deberían involucrarse o incluso vigilar los valores que se están impartiendo? Veamos el ejemplo de la empatía animal, a raíz de una decisión irrevocable planteada en mi colegio público madrileño.

Seguir leyendo en:

www.eldiario.es